7/21/15

Arzú Irigoyen, más de lo mismo en Guatemala

Alvaro Arzú Irigoyen se retiró de la presidencia de Guatemala tras completar su período de cuatro años el catorce de enero de 2000, cuatro años más tarde sería elegido alcalde de la ciudad capital y para 2015, con casi setenta años de edad se está postulando otra vez para ese puesto.
Durante su presidencia Arzú propició la privatización de la telefónica, la empresa eléctrica y el correo entre otras entidades estatales pero se recuerda más por dos hechos, uno, que apuntaba al cese de la violencia y otro, tan volento, que hoy llega vívido a quienes lo conocen a pesar de haber pasado más de una década.
En efecto bajo Arzú Irigoyen se firmó el acuerdo de paz con la guerrilla guatemalteca, negociado desde muchos años antes; esta devino en partido político y se ha diluido en la urnas, sin embargo la violencia, tanto común como la de motivaciones políticas no cesó, a pesar de la depuración de las instituciones encargadas de la seguridad y el orden promovida por Arzú Irigoyen.
En este contexto fue hallado muerto, en el garaje de la casa parroquial de Ciudad Guatemala donde vivía, el obispo y defensor de los derechos humanos Juan José Gerardi Coneveda,  a dos dias de la publicación del informe "Guatemala, nunca más" el cual hablaba de la violencia y crímenes asociados a los años de guerra civil. Tendido en el suelo con las piernas cruzadas por los tobillos y las manos sobre el pecho la investigación sobre el brutal asesinato de Gerardi  fue irregular desde el inicio. Arzú Irigoyen, si bien declaró duelo nacional, no hizo nada para encontrar a los culpables, trató, eso si, de desvincular al estado de toda responsabilidad con el hecho mientras los pocos testigos del asunto desaparecian o eran forzados al exilio, uno de ellos fue ultimado en un motín en la cárcel; años después se ha conocido de la intervención de tres militares en el asunto. Así Arzú Irigoyen continúa su carrera política extendida en su hijo Arzú Escobar sin haber resuelto, para peso en la conciencia de los guatemaltecos, este trágico hecho.

No comments:

Post a Comment